jueves, 18 de octubre de 2012

¿Por qué realmente subimos de peso?



La solución, aunque parece estar al alcance de la mano, no es tan sencilla. Subir de peso no tiene solo que ver con la cantidad de alimentos que consumimos ni con nuestros hábitos. Subir de peso tiene que ver con las emociones, con nuestro primer encuentro en la lactancia materna y con cómo se dio el vínculo a lo largo de este período y, por último, subir de peso tiene que ver también con cuánto nos movemos durante el día.
No se trata de porotos, galletas o jugos, pues no existen alimentos buenos ni alimentos malos. Se trata de cómo nos relacionamos con ellos a lo largo de la vida. Un interesante estudio ha demostrado que el aumento de peso está relacionado también al exceso de televisión, a un mal descanso y a no compartir las comidas en familia.
¿Dónde quedaron las mezclas que no se pueden hacer y eso de que el plátano engorda? ¿Qué tiene que ver la relación de la familia con el aumento de peso? Y por último, ¿qué tiene que ver el descanso o el sueño?
Algunos mitos y verdades
No se puede mezclar arroz con menestras porque engordas: MITO. Una de las mejores mezclas de proteínas vegetales que recomienda la FAO es la de cereales con menestras, en proporción de 2 a 1; es decir, por cada dos medidas de cereal se agrega una de menestras. Combinadas de esta forma hacen una buena proteína. Las mezclas no engorda, sino la cantidad de alimentos que comemos durante el día.
El plátano, la chirimoya, la lúcuma y la uva engordan: MITO. No por ser frutas dulces engordan más o menos, la manzana tiene igual cantidad de azúcar que la uva y no le damos esas propiedades engordativas.
Las frutas bajas en calorías se pueden consumir en cantidades ilimitadas porque no engordan: MITO. Las frutas, como cualquier otro alimento, aportan calorías y además son ricas en azúcares sencillos de rápida asimilación. Muchas personas que pretenden bajar de peso solo comiendo frutas pueden encontrar resistencia a la disminución de peso.
El agua ayuda a bajar de peso: MITO. El agua no es un quema grasa. En muchas dietas de adelgazamiento se prescribe el agua porque las personas no suelen consumirla y porque es importante para mantener un grado de hidratación. También puede dar sensación de llenura y por eso las personas suelen confundir su consumo con el adelgazamiento.
La actividad física y el ejercicio son importantes para bajar de peso y mantenerlo: REALIDAD. Si no se mantiene una actividad física constante y una rutina de ejercicios, las personas no pueden mantener el peso y/o lo ganan con facilidad. Las recomendaciones para los adultos es realizar 30 minutos de actividad física o ejercicios por lo menos cinco días a la semana.
Dormir ayuda a mantener un peso saludable: REALIDAD. Los estudios han demostrado que los niños y jóvenes que duermen adecuadamente mantienen un peso adecuado y, además, hacen buenas elecciones sobre los alimentos a ingerir durante el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada