martes, 6 de noviembre de 2012

Robot volador con un sistema de Inteligencia Artificial inspirado en el cerebro de una abeja

Intentar emular los cerebros de animales superiores para un sistema de Inteligencia Artificial es demasiado complicado. Resulta más sensato comenzar con los cerebros de los insectos sociales, que son sencillos pero muy eficientes, como demuestran las habilidades cognitivas sorprendentemente avanzadas que poseen estas criaturas.

Unos científicos en las universidades de Sheffield y Sussex en el Reino Unido se están embarcando en un prometedor proyecto para producir los primeros modelos informáticos precisos del cerebro de una abeja, en un intento de dar un paso decisivo en el complejísimo campo de la Inteligencia Artificial.

El equipo de James Marshall en la Universidad de Sheffield, y el de Thomas Nowotny en la de Sussex, construirán modelos de los sistemas que en el cerebro de la abeja gobierna la visión y el sentido de este animal. Usando esta información, los investigadores planean crear el primer robot volador capaz de percibir su medio del modo en que lo hacen las abejas y capaz de actuar con tanta autonomía para tomar decisiones como la que poseen estos animales, en vez de ejecutar meramente un conjunto preprogramado de instrucciones.

Si tiene éxito, este proyecto hará realidad uno de los grandes retos de la ciencia moderna: construir un cerebro de robot que pueda realizar tareas complejas tan bien como lo hace el cerebro de un animal simple. Entre las tareas que se espera que el robot realice, figura, por ejemplo, la de buscar la fuente de la que emana un determinado olor o gas, emulando la habilidad de una abeja para identificar flores particulares.



[Img #10499]
Se construirán modelos de los sistemas que en el cerebro de la abeja gobierna la visión y el sentido de este animal. (Imagen: U. Sheffield)

Se prevé que este cerebro artificial pueda ser usado a la postre en aplicaciones tales como misiones de búsqueda y rescate.

Para el proyecto, NVIDIA Corporation ha donado hardware, basado en procesadores de alta eficiencia, los conocidos como aceleradores GPU, que son los que generan los gráficos 3D en consolas de videojuegos y ordenadores convencionales, y proporcionan potencia de cálculo a supercomputadoras. Estos aceleradores brindan una vía muy eficiente de realizar los enormes cálculos necesarios para simular un cerebro usando un ordenador estándar de escritorio, sin tener que recurrir a sistemas de supercomputación, caros y aparatosos.

Información adicional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada