martes, 13 de noviembre de 2012

El 88% de niños indígenas sufre alguna privación social, según Cepal y Unicef



El 88 por ciento de los niños indígenas de Latinoamérica sufre algún tipo de privación para acceder a la educación, el agua potable y la vivienda, advirtieron hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Unicef.
El documento recoge los datos extraídos de los censos de la década del 2000 y concluye que en la región alrededor de nueve de cada diez niños indígenas menores de 18 años sufre algún tipo de privación, frente al 63 % de la población general del mismo grupo de edad.
“Esta situación expresa una violación a los derechos de los niños y niñas a la supervivencia y el desarrollo, e implica un alto costo para la sociedad en términos de capacidades humanas e inclusión social”, subrayó el artículo.
De hecho, según los datos del informe, los niños indígenas aún tienen más del triple de dificultades para acceder a la educación, el agua potable y la vivienda que el resto de personas de su edad.
Así, cerca del 6,3 % de indígenas entre 7 y 18 años ven vulnerado su derecho a la educación, ya que no han accedido a ella formalmente o la han abandonado sin aprobar ningún año de estudio, apuntó Cepal y Unicef.
Asimismo, un 65 % de la infancia indígena sufre “privación severa” de vivienda y un 19 % de “privación moderada”, mientras que un 30,5 % no tienen acceso a agua potable y un 51,8 sufre problemas graves de saneamiento.
“Estas inequidades están estrechamente ligadas a las desigualdades territoriales. Los pueblos indígenas se asientan en mayor proporción en zonas rurales, donde el acceso a servicios básicos y la oferta de bienes y servicios del Estado es más deficiente”, concluye el informe.
Pese a estas cifras negativas, la Cepal y Unicef reconocieron avances en Ecuador, México y Panamá, países que levantaron censos en el año 2010 y en donde el acceso a la educación se triplicó en comparación con las cifras del año 2000. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada